La vitamina C y la salud

La vitamina C y la salud

En este resumen del libro “ Yo C!” de Ernesto Prieto, científico e investigador de la terapia hormonal del cáncer, os traigo los extractos más interesantes sobre la obligatoria suplementación de vitamina C relacionados con la salud, ya que muchos signos y síntomas de las enfermedades de la globalización son parecidos al déficit de vitamina C, empecemos.

Índice

●Definición electrónica de la vitamina C, ácido ascórbico o ascorbato.
●Beneficios en la salud de la vitamina C
●Vitamina C en la salud del sistema inmune
●Miscelánea de beneficios
●Acerca del daño renal
●El antídoto universal
●Agentes capaces de producir una lesión persistente
●Carcinógenos ambientales
●Radiación
●Conclusión

Definición electrónica de la vitamina C, ácido ascórbico o ascorbato.

La facilidad del ascorbato para donar y aceptar electrones según el medio, lo convierte en un gran sistema de oxidación o redox. Es decir, actúa como facilitador o lubricante electrónico para el organismo dependiendo del desequilibrio o estrés al que este se exponga (estrés bacteriológico, traumático, emocional…)

En la naturaleza casi todos los animales poseen una enzima capaz de sintetizar ascorbato a consecuencia de su estrés. El ascorbato protege a las células del estrés oxidativo, se recomienda una dosis de 70 mg siendo esta la mínima esencial para no crear déficit y escorbuto, pero, dosis diarias entre 3 gr y el límite de tolerancia del intestino (una ligera diarrea) que suele estar entorno a 10gr sería lo ideal. En los órganos y músculos la capacidad de almacenar ascorbato es entre 7-8 gr, para un entorno celular ideal se requiere un aporte continuo y abundante. Además, no existe toxicidad, la dosis letal es inalcanzable gracias a ser una vitamina soluble en agua, no existe la hipervitaminosis.

En un contexto de enfermedad las dosis de ascorbato, aumentan, es decir, si la dosis para prevención y mantenimiento son 3 gr diarios, las cantidades para ayudar al tratamiento de la enfermedad son de orden farmacológico, generalmente hasta pasar la tolerancia oral (ligera diarrea), esta tolerancia varía dependiendo del grado de enfermedad. Si en condiciones normales el límite eran por ejemplo 10 gr, puede necesitarse más gr antes de superar la tolerancia.

La enzima perdida

Estudios revelan que las especies con silenciamiento del gen codificante de la enzima gulonolactona oxidasa tienen mayores tasas de conservación y asignación de ascorbato, en la fisiología animal el ascorbato mantienen la homeostasis bajo situaciones de estrés. Casi todos los animales tienen dicha enzima y pueden crear vitamina C a demanda, sin embargo, los humanos no tenemos dicha enzima en nuestros hígados.

La vitamina C interviene positivamente en la salud por medio de muchas rutas metabólicas, se podría denominar a la vitamina C, como un metabolito hepático que es producido por todos los animales, incluso, el escorbuto no es una enfermedad por déficit de la vitamina, sino, una enfermedad metabólica de origen genético, de fácil resolución al suplementar con ascorbato, el metabolito antioxidante.

El ascorbato es necesario para crear colágeno, por lo que es de vital importancia en heridas, cicatrización, y salud de la piel. También está involucrado en la absorción del hierro y formación de bilis, síntesis de neurotransmisores como dopamina, interviene en la síntesis de catecolaminas (adrenalina, noradrenalina) y en la degradación de tirosina.

Beneficios en la salud de la vitamina C

El ascorbato se encuentra en mayor cantidad en los tejidos más metabólicos del cuerpo, estos son: cerebro, ojos, hipófisis, hígado, testículos, ovarios y glándulas suprarrenales. Su función principal es la creación y mantenimiento de la matriz del colágeno, a través del colágeno el ascorbato es una pieza clave en el envejecimiento.

Su efecto es letal para bacterias, parásitos, virus, hongos, células cancerosas, sobre todo, beneficia a la piel, huesos, pulmones, encías hígado, sistema nervioso, inmune… Gracias a que el ascorbato inactiva los radicales libres de oxígeno (ROS).

En cuanto a la cantidad de vitamina C de los alimentos es tan ínfima que solo evita la enfermedad de escorbuto, en comparación con los animales que crean su ascorbato entre 5 y 15 gr deberíamos comer como 200 naranjas, 50 tomates… Por ello la suplementación de 3 a 10 gr diarios es imprescindible.

Vitamina C en la salud del sistema inmune

La fagocitosis de los leucocitos; es la capacidad de tragarse bacterias. Depende directamente de la cantidad de vitamina C, a mayor vitamina C mayor potencia fagocitíca de los leucocitos, gracias a que dichas células del sistema inmune son capaces de concentrar hasta 80 veces la vitamina C del plasma sanguíneo.

Los neutrófilos acumulan vitamina C y aumentan su absorción a la hora de enfrentarse a microbios patógenos, liberando radicales libres. La vitamina C aumenta la liberación de anticuerpos y también aumenta las principales inmunoglobulinas (IgG, IgA, IgE, IgD ,IgM). Es tan importante la vitamina C que su déficit conduce a una supresión inmunológica.

Miscelánea de beneficios

Aumenta,la producción de citocinas inter-celulares involucradas en la respuesta inmune, la producción de interferón, la proliferación de linfocitos T, es mucolítico, estimula las células NK (natural killer), neutraliza la histamina (útil para reacciones alérgicas), al ser un cofactor inmunológico la vitamina C sinergiza muy bien con las vacunas.

Para apoyar la tasa metabólica y equilibrar al organismo es importante incluir: niacina, vitamina B3, B6 junto con la vitamina C.

“La sustancia más importante que uno puede darle a una persona con cáncer es la vitamina C puede tomar hasta 12 g pura en polvo o cristales en forma de sodio o calcio, tomar una cucharada tres veces por día, incrementando progresivamente hasta que surja una ligera diarrea

– Abraham Hoffer

Acerca del daño renal

La evidencia de los estudios en personas sanas que toman cantidades altas de ascorbato durante años, muestran niveles plasmáticos y urinarios de oxalatos en rangos normales. En más de 10.000 pacientes no existe complicación renal por tomar ascorbato durante años. Es más, el aumento de 1 mg/dl en sangre produce una disminución del 28% en la incidencia de piedras en el riñón, el ascorbato ayuda destruir cálculos renales.

El antídoto universal

La vitamina C tiene múltiples beneficios para la salud, gracias a que está involucrada en todos los procesos celulares fisiológicos, así que, no hay ninguna enfermedad o alteración fisiológica en la que la vitamina C no pueda contribuir con la correcta dosis.

Otras acciones inespecíficas de la vitamina C es que contrarresta los daños de endotoxinas, es antiinflamatoria, lucha contra residuos inorgánicos,drogas, bacterias, virus, neutraliza potenciales carcinógenos como los hidrocarburos aromáticos polinucleares, el benceno, el monóxido de carbono, sirve de apoyo en las cápsulas suprarrenales, es un buen diurético, (útil en enfermedades cardiacas y renales)

Agentes capaces de producir una lesión persistente

Una de las visiones metabólicas del cáncer para Ernesto Prieto; es que, cualquier agresión crónica al organismo, un tipo de herida que no termina de cicatrizar, involucrando continuamente estrés celular, inflamación, estimulación de oncogenes… puede desembocar en carcinogénesis

A continuación una lista de algunos agentes nocivos:

1 tabaco, es tanto el daño que causa el tabaco en nuestros genes que si eres fumador y te realizas un examen genético puede averiguarse hasta la marca de tabaco que fumas -Palabras de Carlos López Otín, –poca broma. No es solo fumarlo, sino también inhalarlo.

2 estreñimiento, disbiosis intestinal por Helicobacter Pylori

3 radiación ionizante solar sobre todo en las horas del mediodía (11-17)

4 Alcohol (cualquier ingesta por mínima que sea de alcohol está relacionada con muchos tipos de cáncer y enfermedades), el uso de desodorantes que taponan poros axilares interfiriendo con el drenaje linfático, radiación en pruebas diagnóstico (en el ámbito del cáncer de mama elegir siempre la termografía infrarroja mamaria semestralmente),

5 toxinas del entorno como moho, cloro, flúor, benceno, metales como mercurio, plomo, aluminio

6 grasas peroxidadas (peroxidación lipídica producida por las PUFAS), y otros como el BPA de los plásticos, tetracloruro de carbono usado en las tintorerías, el benzopireno, presente en los vapores del asfalto hirviente, cloruro de vinilo en la industria del plástico, clorobifenilos, hidrocarburos aromáticos polinucleares emitidos por las brasas de carbón para asar y ahumar…

Carcinógenos ambientales

El Selenio dietético (contenido en: nueces de brasil, atún, ostras, mejillones, huevos, queso, coco, champiñones) es un factor clave en la prevención de cánceres de piel, hígado y colón. La vitamina C actúa como anti-carcinógeno, antiinflamatorio, como agente protector en enfermedades degenerativas e infecciosas, también contra la radiación ultravioleta, benzopireno y nitrito. Curiosamente, la enzima lactoperoxidasa de la saliva confiere protección frente a varios carcinógenos.

La vitamina E es importante para el estrés celular oxidativo, sobre todo para los daños de la peroxidación lipídica de las PUFAS, las frutas cítricas y hortalizas de color rojo, amarillo, naranja, son ricos en betacaroteno que también protege contra la peroxidación lipídica. Los carotenoides parecen ser anti-carcinógenos.

La esperanza de vida ha aumentado en los últimos años con ello la incidencia y prevalencia de enfermedades degenerativas -entre ellas el cáncer, debido a la gran exposición de toxinas y entornos dañinos, por ello, es importante seguir una pauta de suplementación nutricional como factor protector 

Radiación

En concreto el sobre diagnóstico con radiación es una amenaza real, para protegernos ante esto es fundamental el uso de antioxidantes que regeneran la capacidad aeróbica celular, estos antioxidantes son: Riboflavina, Nicotinamida, Biotina, Pantotenato, Cobalamina, ascorbato, Zinc, Selenio, Manganeso… Las “enzimas respiratorias” denominadas por Otto Warburg.

La exposición a la radiación aumenta el riesgo de padecer cáncer sobre todo de leucemia, pulmón, mama, tiroides. Considerando el avance científico en medicina de los últimos años, y con ello mayor exposición a radiación diagnóstica, convirtiéndose en una amenaza seria.

Disminución del daño

Sin embargo, interpretar este riesgo de exposición a radiación ionizante es tarea difícil y de profesional médico, ya que una radiografía puede salvar una vida. Para curarnos en salud, es necesario paliar la exposición al daño no reparado mediante grandes cantidades de antioxidantes, flavonoides, vitaminas, coenzimas respiratorias mitocondriales, aminoacidos, aminoácidos, oligoelementos… Siempre bajo evidencia cientifica que demuestre su efectividad.

Conclusión

Tras leer el libro de “ Yo C!” hace 2 años (2018), he estado tomando a diario 2-3 gramos de vitamina C en polvo, la compró a Bioprox (no me patrocina), la tomo disuelta en agua, o la añado en mi postre a una mezcla que realizó con requesón, fruta, whey… 

Como se aboga en el Bosón, el entorno es la auténtica salud, así que, sin duda alguna la vitamina C es un básico para mi.

Ante la duda de la procedencia de la vitamina C, si ha de ser natural o no, es una respuesta que yo no tengo, en este video Ernesto Prieto comenta algo muy interesante para esta duda:

“La estructura determina la función, la función depende de la estructura no de la procedencia (…) esto resuelve el problema de si las sustancias o suplementos naturales son mejores que los sintéticos, si la estructura es correcta no tiene importancia, es una mala pregunta en el fondo cuya respuesta es irrelevante”.

A partir del minuto 1:35

En esta corta conferencia se nombran beneficios interesantes sobre la vitamina C

Fuente
Libros Terapia Metabólica del Cáncer.
Carcinogénos ambientes.Terapia Metabólica del Cáncer

Deja un comentario