Salud hormonal en la mujer; progesterona y John Lee

Salud hormonal en la mujer; Progesterona y John Lee

Post dedicado al control y salud hormonal en la mujer, bajo el distintivo punto vista del médico John Lee inclinado hacia la progesterona en detrimento del estrógeno. Sus palabras e ideología son bastantes claras:  “El estrógeno nunca debe administrarse sin oposición, es decir, sin progesterona, debido a su riesgo de desarrollar carcinoma endometrial, hace que la progesterona natural sea una valiosa adición en los casos en que los síntomas de la menopausia o síndrome premenstrual requieren tratamiento”

Índice

●Funciones y beneficios de la progesterona
●Breve fisiología del ciclo ovárico
●Xenoestrógenos
●Metabolismo hepático
●Estrés mental en el equilibrio hormonal
●Optimización de la digestión
●El antÍdoto de la progesterona
●Forma de uso
●Efectos secundarios
●Progesterona en crema
●Ejercicio de fuerza sistémico y síndrome premenstrual
●Reflexión final

Introducción

A lo largo de la historia se han hecho muchos ensayos y estudios con los estrógenos y los resultados son muy preocupantes; El exceso o desequilibrio de los estrógenos está asociado con cáncer de endometrio, sangrado anormal del útero, coagulación sanguínea, infartos, ictus HTA, alteraciones en la vesícula biliar, hipotiroidismo, desequilibrios en la glucemia, falta de libido, vaginitis, retención de líquidos, depresión, osteoporosis…

En el estudio de Graham  A. Colditz sobre las causas del cáncer demostró un aumento del riesgo de cáncer de mama en el grupo que usaba estrógeno. Colditz amplio su estudio de las 121.700 enfermeras a 16 años declarando en el New England Journal of Medicine (Junio 15,1995) un incremento significativo en riesgo de cáncer al usarse estrógenos, las alteraciones típicas que aparecían en aquellas mujeres eran: resfriados, gripe, asma, alergias, epilepsia, migrañas y  trastornos endocrinos… relacionados con un exceso de estrógeno o desde otro punto un déficit de progesterona. Es decir, estas alteraciones cursan con el síndrome premenstrual o menopausia, cuando el sistema inmune es suprimido por el exceso de estrógenos.

Los estrógenos por medio de la enzima aromatasa también afectan a los hombres: cáncer de próstata, ginecomastia, obesidad, atrofia muscular, baja energía, hipotiroidismo, baja libido…

Funciones y beneficios de la progesterona

La progesterona no presenta efectos adversos graves, además es un buen precursor en la síntesis de hormonas esteroideas (cortisol, pregnenolona, DHEA, testosterona, estrógenos). Es útil en el tratamiento o prevención de: ciclo menstrual irregular, calambres, distensión abdominal, depresión, irritabilidad, migrañas, insomnio, epilepsia, abortos involuntarios, infertilidad, incontinencia, endometriosis, sofocos, sudores nocturnos, sequedad vaginal, hipoglucemias, fatiga, infecciones por hongos, palpitaciones cardíacas, cardiopatías, osteoporosis, mejora la quema de grasa, antiinflamatoria, antihipertensiva, controla el fluido celular… En definidas cuentas actúa en todo el equilibrio y control del cuerpo.

Los beneficios coronarios que se le han atribuido falsamente a los estrógenos son causados por la progesterona. El desequilibrio de estrógeno-progesterona acontece a problemas de libido sexual, menstruación irregular, escasa o abundante, fibromas, quistes mamarios, endometriosis, infertilidad, retención de agua, aumento de peso… Es decir, dicho desequilibrio provoca el síndrome premenstrual o síndrome de predominio estrogénico acuñado por John Lee, me gustaría destacar que un exceso de cortisol potencia el efecto de los estrógenos.

Breve fisiología del ciclo ovárico

Durante los primeros 14 días del ciclo los niveles de estrógenos aumentan para estimular el crecimiento de los folículos ováricos (si, es una hormona de “crecimiento”), preparando al óvulo, hasta que ocurre la ovulación y empieza a disminuir el nivel de estrógenos mientras aumenta el nivel de progesterona para preparar al endometrio con el fin de nutrir al potencial futuro óvulo fecundado, si el embarazo no culmina todo este crecimiento de tejido es expulsado y reabsorbido (menstruación).

Los estrógenos están formados por estrona, estradiol y estriol. En los últimos años los estudios evidencian que concretamente el estradiol y la estrona junto con una falta de progesterona son los protagonistas del desbalance hormonal. Ahora bien, esto es producido por factores estresantes del ambiente: xenoestrógenos, bajo metabolismo hepático, hipotiroidismo, malas digestiones, sedentarismo, obesidad, insomnio, PUFAS, falta de ejercicio de fuerza, depresión, baja exposición al sol

Xenoestrógenos

Son sustancias de estructura molecular similar a los estrógenos que tienen la capacidad de alterar las funciones endocrinas ( se unen a receptores hormonales y los bloquean; inhiben la respuesta hormonal fisiológica; destruyen la señalización hormonal…). Básicamente se encuentran en productos derivados del petróleo como: plásticos (un buen disruptor endocrino es el BPA, sobre todo cuidado con calentar los plásticos), pesticidas, cosméticos-colonias-jabones-cremas-maquillajes (parabenos, triclosán…), fármacos, soja, los trihalometanos que se forman de la cloración excesiva del agua potable, anticonceptivos (píldora, DIU), el poliéster de la ropa, tabaco, contaminación: el humo de las industrias, de los automóviles y compuestos industriales.

Intentar evitar la exposición a los xenoestrógenos es una tarea casi imposible, por otro lado podemos reforzar nuestra fuerza fisiología para adaptarnos mejor al ambiente, mediante una buena dieta con antioxidantes: vitamina C, vitaminas del grupo B (levadura de cerveza, polen) minerales como Zinc, Selenio, Cobre, Magnesio, evitar grasas tóxicas como las PUFAS y grasas TRANS…

Metabolismo hepático

Es en el hígado donde ocurre la eliminación de los estrógenos. Primero mediante enzimas conocidas como P-450 preparan y degradan los metabolitos del estrógeno para ello minerales como Zinc, Selenio, Cobre y Magnesio, así como  todas las vitaminas del grupo B son de vital importancia. Después las sustancias ya degradadas y tóxicas son unidas a ciertos componentes como el glutatión, sulfuros y glicina para ser desintoxicadas. Estas sustancias se encuentran en el colágeno, cebollas, ajo, huevos (rico en colina que también apoya la función hepática). Otros nutrientes muy importantes capaces de absorber y reducir el exceso de estrógenos son setas-hongos y  zanahorias. Por último, una manera de apoyar la función hepática es mediante el consumo adecuado de fruta con el fin de mantener los niveles de glucógeno hepáticos llenos y evitar las PUFAS.

Estrés mental en el equilibrio hormonal 

En el hipotálamo mediante la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) se estimula la secreción en la hipófisis de hormonas foliculoestimulante (FSH y LH), que finalizan estimulando al ovario para producir progesterona y estrógenos. La retroalimentación del estrés también comienza en el hipotálamo (ACTH-Cortisol), es decir, los pensamientos rumiativos y una mala psicología mental, interfieren en el ajuste hormonal del hipotálamo, en este caso, en el eje: GnRH-FSH. Una herramienta versátil y muy eficaz (sino es la mejor) para bajar el cortisol es la meditación diaria, otra podría ser aumentar la fortaleza mental mediante un autodiálogo positivo y actitud positiva ante los conflictos del día a día.

Optimización de la digestión

Todo comienza en el intestino, la relación entre el nervio vago-cerebro, serotonina-histamina, endotoxina, el equilibrio hormonal-metabólico… Gozar de una buena digestión que permite la absorción de todos los nutrientes sin interferencias o secuestros de otros nutrientes, es básico para la función hormonal-metabólica.

Una vez degradados por el hígado los metabolitos del estrógeno son excretados por la bilis hasta el intestino y así eliminados, pero si existe inflamación/permeabilidad intestinal, SIBO, altas cantidades de endotoxina… Estos serán reabsorbidos. 

En el post sobre el SIBO trato en profundidad cómo abordar la optimización de la digestión, en líneas generales es mantener una dieta de fácil digestión evitando: legumbres, verduras sobre todo las  bociógenas y crucíferas, fritos, frutos secos, productos alimentarios procesados con PUFAS, semillas y alimentos integrales que dificultan la misma, mientras se evitan las PUFAS y se aumenta la grasa saturada y colesterol (carne roja, marisco, huevos camperos-ecológicos, pescado blanco, quesos y leche enteros), nutrientes esenciales para la síntesis de hormonas esteroideas (progesterona, estrógenos, DHEA, pregnenolona, testosterona…). La buena grasa saturada y la fibra de la fruta estimula el crecimiento de cepas bacterianas “buenas” que consumen ácido butírico.

El antídoto de la progesterona

La progesterona es un potente termogénico, la optimización de la temperatura (metabolismo tiroideo) es un signo de buena fuerza metabólica, esto significa también buena metabolización de carbohidratos y ácidos grasos. La progesterona protege a los órganos del estrés, junto con la tiroides fomenta el crecimiento de vello, uñas, cabello y en particular de senos, favorece  metabolismo del calcio… Durante el embarazo muchas afecciones autoinmune e inflamatorias como calvicie androgénica, artritis, lupus, esclerodermia… parecen mejorar debido a los niveles altos de progesterona.

Forma de uso

En las mujeres que experimentan dolor en su menstruación a pesar de hábitos saludables como: una dieta pro-metabólica, sueño correcto, luz IR, 10-15 minutos de  meditación diaria, ejercicio de fuerza correcto, un alto NEAT, exposición al sol diaria, evitar restricción kcal, mantener un porcentaje de grasa bajo (17-20%) disruptores endocrinos (xenoestrógenos)… si no se consigue regular así la menstruación y sigue existiendo dolor, podría plantearse el beneficio mediante el uso de progesterona .

La vía de elección para administrar progesterona es la tópica (piel) en formato crema sus efectos se notan al cabo de 2-3 días. Llevar un seguimiento de los niveles hormonales de estrógeno, progesterona, cortisol en analíticas seria lo ideal para ver objetivamente los efectos de la terapia, o en su defecto medir la temperatura corporal al levantarse, anotar el ciclo menstrual, observar disminución de alteraciones del síndrome premenstrual…

Las zonas de aplicación son debajo del ombligo y en el cuello (glándula tiroidea) aunque también se puede usar en otras zonas del cuerpo donde haya celulitis, cuero cabelludo en zonas más claras, alrededor de la vagina en la zona perianal si existen  alteraciones… Su uso es durante 25 días al mes, la dosis según síntomas/signos (el método de la abuela, prueba y error) y descansar 4-5 días.

En hombres que presenten cáncer de próstata, disfunción y calvicie podrían beneficiarse del uso de progesterona.

Efectos secundarios

El Dr. John Lee comprobó que a mayor tiempo de uso de la progesterona en crema mayores beneficios, teniendo esta un amplio techo terapéutico, es decir es muy segura, pudiendo aparecer con poca frecuencia somnolencia (signo de sobredosis) y al comienzo de su uso un ligero crecimiento de los senos. En cuanto a la menstruación puede adelantarse o presentar sangrados estabilizandose con el tiempo.

Progesterona en crema

John Lee usó progesterona natural transdérmicamente (ya que es segura y eficiente su absorción) en su carrera profesional contra el síndrome premenstrual de predominio estrogénico, Lee y Ray Peat recomiendan no usar cremas de base aceitosa ya que los componentes de dicho aceite mineral puede ser tóxico e interferir en su metabolización.

Esta crema hecha con ñame silvestre sin aditivos sustancias que interfieran puede ser una herramienta para empezar a probar. Como recomendaciones generales para saber que crema comprar es mejor evitar progesterona sintética ya que está compuesta por progestinas que pueden generar efectos adversos.

Ejercicio de fuerza sistémico y síndrome premenstrual

El culturismo debería estar de moda, quiero decir, teniendo en cuenta que el exceso de músculo también supone un estrés, este exceso es bastante difícil de lograr naturalmente, en cambio, para construir músculo se necesita un ligero superávit de energía (calorías) y proteínas adecuadas (superior a 1,5 gr por peso corporal), recordando que energía crea estructura y para crear músculo óptimamente se necesita crear un entorno por medio del control de variables como: sueño, alimentación, evitar el estrés mental… Algo básico para ordenar el sistema hormonal y con ello las alteraciones menstruales también.

Un pequeño repunte, desde el punto de vista de la salud entrar constantemente en fases de volumen y definición jugando con las calorías no es lo ideal, aunque, si que es conveniente un déficit calórico o ayunos intermitentes junto el entrenamiento de fuerza si existe sobrepeso hasta lograr el peso adecuado (bajar % graso, nunca perder músculo) y ahí lo idóneo es el equilibrio, crecer muscularmente y lentamente sin volumenes cerdiles.

Los beneficios del entrenamiento de fuerza en el síndrome premenstrual son: disminución de los niveles de prolactina reduciéndose así el dolor en el pecho, mejora el flujo del suelo pélvico, reduce el nivel de prostaglandinas, reduce la inflamación, aumenta liberación de endorfinas, mejora el estado mental-anímico y un sin fin de mejoras, no es negociable, desde el Bosón la prescripción óptima de ejercicio es: un alto NEAT (subir escaleras, 12k pasos andando rápido…), ejercicio de fuerza mínimo 2 veces por semana y según nivel de estrés HIIT 1 vez por semana (10 minutos de sprints en vez de 5-10km).

Reflexión final

En este post dedicado a la salud hormonal femenina con influencias de John Lee y Ray Peat, todo lo expuesto son estrategias o ideas a seguir, los efectos de un cambio de vida no son instantáneos, se necesita de voluntad, disciplina y sacrificio hasta configurar hábitos de vida adecuados que corrijan el entorno hormonal. El estilo de vida es fundamental antes de parchear con big-pharma problemas crónicos inducidos por un ambiente tóxico.

FUENTE:

Universidad Harvard investigación John Lee
Sacando provecho a la progesterona
Seuxalidad y hormonas
Equilibra tus hormonas
Progesterona vs estrógenos
Alternativas a los estrógenos
Estrogenos HSN

2 comentarios en “Salud hormonal en la mujer; Progesterona y John Lee”

    • Hola, gracias por el comentario. Independientemente de lo que seas, cuales son tus discrepancias por averiguar si puedo aprender y completar el post.

      Un saludo!

      Responder

Deja un comentario