Persinger y la muerte de la teología

Persinger y la muerte de la teología, un titulo un poco polémico . Michael A Persinguer fue un neurólogo e investigador que mediante sus experimentos arrojo evidencia interesante sobre la parapsicología. Es decir, de manera empírica demostró la correlación fisiológica de las experiencias anormales relacionadas con la salud mental. Esto es, experiencias religiosas, presencias, alucinaciones, etc. Gracias a pensar que la respuesta cerebral que se produce esta influida por la predisposición individual de cada persona.

Persinger profundizó en sus experimentos en demostrar que los fenómenos interpretados como espirituales son meras respuestas cerebrales. En concreto, las sensaciones de sentir o percibir otra persona o ente cuando no hay nada. Su teoría era que los hemisferios cerebrales en la construcción del <<yo>> ocurre de  manera diferente respecto a las funciones biológicas de cada hemisferio. Por ejemplo, el hemisferio izquierdo es el encargado del sentido lingüístico y simbólico del <<yo>> , lo que es lo mismo que el diálogo interno. Dicha conectividad interhemisférica permite una intrusión en el sentido del <<yo>>. Esta intromisión provoca que el hemisferio izquierdo perciba el sentido del <<yo>> del hemisferio derecho como la presencia de otra persona, y no es más que nosotros mismos.

El casco de Dios

Este casco estimulaba magnéticamente el lóbulo temporal del cerebro, el experimento se realizaba en una habitación oscura, con los ojos vendados y sin nada más. Tras el experimento se les preguntaba a los voluntarios que habían sentido y todos recalcaban sentir algo, como una presencia, sonido u olor extraño cuando en realidad no había nada. Analizando el contexto, se sabe que la privación sensorial aumenta la actividad cerebral de ondas largas, actividad cerebral relacionada con los fallos sensoriales. A la vez que la estimulación magnética en el lóbulo temporal altera la conectividad general del cerebro y por último un ambiente relajado aumenta la capacidad creativa e imaginativa del cerebro. Todo esto en conjunto provoca falsos positivos. 

Los fenómenos paranormales suelen observarse en personas abiertas a experiencias místicas las cuales tienen ya un sesgo o expectativas, que terminan por provocar ellos mismos directa o indirectamente. Personas que meditan suelen tener estados de mayor relajación y aumento de la percepción así como las creencias religiosas y culturales también terminan por aumentar los falsos positivos. Persinger evidenció que al estimular el lóbulo temporal se provoca alteraciones perceptivas. En otras palabras, fenómenos que consideramos místicos son en realidad una alteración perceptiva del cerebro influida por el ambiente o nuestros pensamientos, asociada a las alucinaciones.

Llevado esto a la clínica, las conclusiones de Persinger explican cómo las personas con patología psiquiátrica y neurológica (demencias, epilepsia, esquizofrenia…) sufren de alucinaciones, debido a la desincronización entre los hemisferios cerebrales.

Percepciones y alucinaciones en contexto

Persinger aportó contexto a los fenómenos alucinatorios, fenómenos que ocurren de manera más común de lo que se cree, ya que son fallos sensoriales a los que todo ser humano esta expuesto si se cumplen los factores ambientales ya mencionados o si existe una alteración en el lóbulo temporal. Por ejemplo, en personas con epilepsia, enfermedades neurodegenerativas y parálisis del sueño la frecuencia de fenómenos alucinatorios es alta. Por otro lado, el desconocimiento de esta información aumenta los falsos positivos, además de aumentar el miedo o ansiedad al rechazo social al percibir que se pierde el contacto con la realidad. En resumen, conocer que estos fenómenos paranormales son por causas orgánicas y no exotéricas otorga más racionalidad a su prevención, entendimiento y abordaje.

Experiencias espirituales

El cerebro es un órgano de constante análisis, toda las percepciones que existen en el día a día de una persona son generadas por su respectiva actividad cerebral, diferentes tipos de actividad cerebral crean diferentes experiencias siendo fácilmente de confundir estas experiencias como la telepatía, la clarividencia, sensación de presencias, etc. Es decir, Persinger demostró que toda clase de fenómenos parapsicologícos pueden ser recreados por la estimulación cerebral electromagnética en el cerebro.

La confirmación de los sesgos parapsicologícos en Redes

» Cosas tan nimias como tocar madera para llamar a la suerte, o pensar que una causalidad forma parte de un destino. Forman parte de una necesidad muy humana, la de convencernos que el curso de nuestra existencia tiene un sentido más allá del azar que rige los acontecimientos. Siempre es más tranquilizador creer que hay algo, lo que sea por encima de nosotros. Aunque a veces ese algo pueda resultar inquietante.»

FUENTE
RealidadTranscendental. Telepatia en el laboratorio del Neurologo M Persinger
NeuroClass. M Persinger y el casco de Dios
Mente maravillosa. Nuestro cerebro nos engaña 

Deja un comentario