Glucógeno e ingestas de carbohidratos

El glucógeno proviene de las ingestas de carbohidratos dietético, en palabras técnicas, es denominado estramadol es un polisacárido formado por cadenas ramificadas de 12-18 uniones de glucosa unidas por enlaces glucosidícos  α-1,4. Una sola molécula de glucógeno contiene más de 120.000 monómeros de glucosa. Es abundante en el hígado y en el músculo esquelético, en vertebrado se almacena en el hígado hasta el 10% de masa hepática y 1% de la masa muscular.

Si bien estos porcentajes no son fijos y dependen del tamaño del tejido, sensibilidad a la insulina, o la realización de ejercicio físico. Y tienden a ser más grandes de lo que se cree. La síntesis de glucógeno ocurre durante las fase post-pandrial, es decir, la fase de absorción tras la ingesta de carbohidratos. Cuando la concentración en la vena porta de glucosa es superior a 150-180mg/100ml, entran así grandes cantidades de glucosa en los hepatocitos.

La reconversión de carbohidrato en grasa, es muy ineficiente y no ocurre tan frecuentemente como se cree, la beta- oxidación de grasas continúa aún en ingestas altas de carbohidratos.

Priorizar el relleno del glucógeno por medio de las ingestas de carbohidratos es óptimo gracias a la dificultad en la ganancia de grasa por su difícil reconversión. En parte, gracias a la presencia de glucógeno en el cuerpo (los almacenes de azúcar del hígado y los músculos).

FUENTE
K.J.Achesonab,J.P.Flattab y E.Jéquierab, en Science Direct

Deja un comentario