Enfermedad autoinmune y ayuno


¿Puede el ayuno reducir la probabilidad de la enfermedad autoinmune? Estas enfermedades están a la orden del día y desgraciadamente van a ir en aumento. No se engloban como algo grave en comparación con el cáncer o enfermedades cardiovasculares, pero, están creciendo.

En el envejecimiento se ha observado una reducción del sistema inmune debido a la reducción de glándulas como el timo y otros órganos anejos del sistema linfático. Lo que se relaciona con mayor probabilidad de infecciones, enfermedades autoinmunes, cáncer, respuestas reducidas a las vacunas, inflamación crónica de bajo grado…

El timo es la glándula donde maduran los linfocitos T derivados de células madre hematopoyéticas. La actividad del timo empieza su declive tras la pubertad, además, es muy sensible a hormonas como el cortisol, adrenalina, noradrenalina y estrógenos. Como descubrió Seyle a mayor hipertrofia de las glándulas suprarrenales (encargadas de la producción de hormonas del estrés entre otras) mayor atrofia de la glándula timo.

Últimamente se está estudiando qué métodos pueden rejuvenecer, revertir o enlentecer el envejecimiento en las células del sistema inmune. Las investigaciones científicas se centran en: el ayuno, la restricción calórica y dieta cetogénica como intervenciones efectivas para aumentar la longevidad, calidad de vida…

Prevención en la enfermedad autoinmune


Se ha comprobado que durante ayunos largos aumenta la autofagia, en concreto de células inmunes autorreactivas que son reemplazadas por células inmunes virgenes generadas por las células madre hematopoyéticas al reintroducir la ingesta. Es decir, la regeneración celular está mediada por la vía IGF-1. En otras palabras, ayunar promueve la eliminación de células defectuosas que son regeneradas por otras nuevas cuando se rompe el ayuno. 

Estos mecanismos de renovación celular del ayuno son interesantes para el correcto funcionamiento de todo el organismo, muchas enfermedades cursan con inflamación crónica, alteraciones en la producción de energía mitocondrial, aberrante activación de los linfocitos T… 

No es oro todo lo que reluce

Se ha comprobado que el ayuno es antiinflamatorio, previene e incluso puede ayudar a revertir enfermedades autoinmunes, en conclusión reduce los efectos del envejecimiento. Pero, ¿Es la única intervención?

Intervenciones como el ayuno, dieta cetogénica y la restricción calórica crónica conllevan efectos adversos; disminución de la hormona tiroidea (menor tasa metabólica) a costas de aumentos en hormonas adrenales (cortisol, adrenalina). Si bien la finalidad del ayuno o la dieta cetogénica entre otras es adquirir mayor flexibilidad metabólica, cuando esta se mantiene crónicamente el efecto obtenido es el contrario, intolerancia al carbohidrato y mayor resistencia a la insulina por la constante oxidación de ácidos grasos. Lo principal es manejar muy bien la glucosa, nuestra moneda energética por excelencia todo lo que se aleje de aquí es estresante para nuestra fisiología.

Se ha comprobado en otros estudios que la restricción de aminoácidos como metionina y cisteína o su compensación con glicina también ofrece las mismas ventajas longevas. A su vez, otra intervención que promueve la autofagia es el ejercicio de fuerza.

Es un tema muy repetido en el Bosón pero no termina de calar; somos un sistema caliente que funciona mediante calorías adecuadas ni más ni menos, intervenciones como una dieta rica en carbohidratos de fácil digestión compensada con glicina, ejercicio físico satisfactorio, una actividad diaria alta  y acorde al gasto energético (NEAT), ayunos muy ocasionales, reducción del estrés mental mediante la meditación diaria y exposición estratégica de luz solar e infrarroja en el timo, pueden ser intervenciones antiaging poco conocidas que fomenten una regeneración y metabolismo calentito, en vez de un metabolismo ahorrador y frío.

Fuente:
Pubmed. Dieta y ayuno en las enfermedades autoinmunes

2 comentarios en «Enfermedad autoinmune y ayuno»

  1. Hola, acabo de descubrir tu blog (llevaré casi 1 hora leyéndote) y más o menos dice lo contrario de lo que pienso (lo cual siempre es buena noticia)

    Lo primero gracias por tu tiempo en divulgar, se agradece mucho

    Entonces, tengo 3 preguntas si no es molestia:

    – Con una vida sedentaria pero con una alimentación sana y basada en verduras y frutas a discreción (también pescado azul, frutos secos y cereales-pan), cuando estás obeso pero metabólicamente sano, me cuesta pensar que un enfoque sin cereales ni frutos secos pero con todos los carbohidratos simples que se quieran (una simplificación rápida y burda de lo que interpreto que es tu propuesta) vaya a conseguir una reducción de peso, más bien si ya hay una tendencia a aumentar de peso pienso que se aceleraría

    En este caso concreto una dieta low-carb (no keto) ha funcionado, sobre todo porque al quitar carbohidratos se ha reducido el tener ganas permamentes de comer, y de ahí ha sido fácil incorporar ayuno intermitente

    Me gustaría saber qué opinas al respecto, también por saber cómo de primordial es el ejercicio físico en tu propuesta

    Es una pregunta abierta porque no he encontrado una entrada donde resumas cuál es tu propuesta en detalle (si está me la he perdido!), es un poco un enfoque paleo pero sin restringir legumbres ni azúcar de mesa?

    – El segundo tema son los PUFAs, leo que defiendes que sus beneficios son a corto plazo, pero que a largo son perjudiciales

    Me gusta la relación con la hibernación y el vínculo con la temperatura, lo desconocía totalmente y es asombroso (tienes algún libro que recomiendes?)

    Va en dirección totalmente contraria a los proponentes de «la zona omega3», que defienden justo lo opuesto

    En mi caso, suplementamos con hígado de bacalao (qué opinión tienes de los órganos, y en concreto de éste?) y con DHA, y claro, tu lectura fuerza una reflexión

    Tienes referencias donde se vincule un consumo de omega-3 (sobre todo en pescado azul, también somos grandes consumidores) con efectos perjudiciales? Porque con la rotundidad con que lo afirmas me falta ver datos para ganar un poco de contexto

    – El tercer tema es por si tienes alguna opinión acerca de la trehalosa, carbohidratos que (si no recuerdo mal) pasan a sangre de forma muy gradual, por lo que podrían ser un sustituto perfecto para el azúcar (con el plus de sus efectos beneficiosos si llegase a llegar intacta al cerebro)

    También lo digo en relación a una persona con diabetes o prediabetes (II), ya que adoptar una dieta donde añadir azucar al café se vea bien puede ser arriesgado para una persona que no gestione bien los carbohidratos (que ya supongo que tu propuesta es para personas sanas, pero pregunto igualmente porque tengo curiosidad)

    En cualquier caso, te apunto a los favoritos y gracias de nuevo por divulgar :)

    Responder
    • Hola gracias por la lectura y el buen feedback.
      Respecto a tus preguntas, mi opinión esta muy machacada en el Bosón, te recomiendo revisar artículos como ácidos grasos en concreto, la cura de la diabetes tipo 2, musculo como órgano endocrino, El inmortal Koschei y la formula metabólica, La auténtica salud y el CGM… Sin ejercicio físico adecuado no hay salud, la clave radica en adecuado, un alto NEAT HIIT y ejercicio de fuerza es la base por donde empezar pero sin pasarse, ni inflamar.

      Y sobre las PUFAS yo también tengo muchas dudas cuanto mas profundizas en la composición de los ácidos grasos y las diferentes rutas metabólicas que interfieren más complicado es todo, en lo personal yo limito las PUFAS vengan de donde vengan, pero sin demonizar, puesto que es debido entender que según contexto, el exceso kcal crónico siempre sera dañino sean PUFAS o brotes tiernos de ajos, al igual como un deficit kcal crónico…

      Y sobre la trehalosa ni idea.

      Un saludo!

      Responder

Deja un comentario