colesterol-grasa-poliinsaturada

Colesterol y grasa poliinsaturada

Las grasas saturadas no aumentan el colesterol, pero ¿qué ocurre con la grasa poliinsaturada?.Reducir la ingesta de mantequilla, lácteos enteros y huevos porque se haya observado en la analítica una “alteración” en el colesterol, no es lo adecuado. Centrarse desde el punto orgánico en el ateroma en vez de en el proceso causante, no es la solución.
Es decir, las estatinas son un parche muy pobre con muchos efectos adversos evidenciados que es mejor evitar.

Es recurrente escuchar recomendaciones oficiales como que las grasas poliinsaturadas omega 3 u omega 6 “son sanas” y reducen el colesterol; pero otras toxinas también lo reducen y no se mencionan. Las grasas poliinsaturadas dietéticas oxidadas aparecen en los lípidos sanguíneos acelerando los depósitos de colesterol en las arterias.

Y es que las grasas poliinsaturadas son muy susceptibles de ser oxidadas; las grasas saturadas, por el contrario, son muy estables y actúan como antioxidantes. La presencia de partículas de colesterol HDL es un factor protector contra la peroxidación de las grasas poliinsaturadas. Por otro lado, las partículas LDL tienen mayor impacto en la formación de placas de ateroma en las arterias.Pero eso sí, se debe diferenciar las partículas LDL grandes (protectoras) de las pequeñas oxidadas, que se degradan fácilmente en sustancias tóxicas.

Una intervención para prevenir la oxidación del colesterol es evitar las grasas poliinsaturadas dietéticas, e incluir todas las vitaminas y minerales como defensa antioxidante, y normalizar el entorno hormonal favoreciendo una correcta funcionalidad de la hormona tiroidea. Además de todo lo que se sabe, se debe llevar una vida de no alcohol, no tabaco, realizar ejercicio físico, exposición solar adecuada, no sobrepeso

Que tipo de grasa aumenta el colesterol HDL

En general, se deben evitar tóxicos, las grasas poliinsaturadas y aumentar la ingesta de grasa saturada. Y, para evidenciar esto último aún más, se pone de ejemplo a los franceses, cuya dieta incluye lácteos, mantequilla, quesos curados, etc. de manera diaria, y tienen las menores tasas de mortalidad cardiovascular europea.

Por otro lado, una buena alimentación, debería incluir además de lo ya mencionado, aceite de coco, huevos camperos o ecológicos, acompañada de una adecuada rutina de sueño y ejercicio físico correcto.

COLESTEROL EN LAS ANALÍTICAS

Se deben observar los parámetros de normalidad en los que se encuentran los triglicéridos. El HDL debe estar en rangos altos, y el LDL debe especificarse la diferenciación del tipo de partícula; este aspecto es crucial para determinar la oxidación del colesterol. El número total no es relevante dentro del rango 200-300, aunque siempre habría que ver el contexto de la persona, obesidad, sedentarismo…

Un sitio al que acudo para valorar el riesgo real de enfermedad cardíaca es: QRisk

FUENTE:
Ray Peat

Deja un comentario