Baños de bosque

Los baños de bosque o en Japonés Shinrin-yoku, quiere decir literalmente «absorber la atmósfera del bosque» o «caminar en el bosque con todos los sentidos«, surgiendo así los senderos eco-terapéuticos o bosques sanadores. Paseos que suponen mejoras en la salud de quienes viven y realizan paseos en entornos naturales.

Contexto evolutivo

El ser humano ha sido y es moldeado por el entorno, nuestra biología  espera así una vida cercana a la naturaleza, hecho causal de todos los beneficios que aportan los baños de bosque. La nueva necesidad de volver a la naturaleza es el resultado de insultar a nuestros genes, no deberíamos alejarnos nunca de entornos naturales pero tampoco limitar los beneficios de las ciudades, procurar pasear por las zonas verdes de la ciudad sería el conveniente equilibrio. 

La literatura científica confirma que las poblaciones que viven en zonas con grandes arboledas presentan menos alteraciones fisiológicas que las poblaciones urbanas. Este paradigma en Japón se ha convertido en una ciencia médica con terapeutas y guías especializados.

Hipótesis de la Biofilia de Wilson

El hombre al ser una especie que durante millones de años ha mantenido una fuerte relación con la naturaleza ha desarrollado una necesidad de permanecer en conexión con ella, aumentando así su sensación de bienestar.

Teoría de la restauración de la atención de Kaplan

No hace falta profundizar mucho en el tema, pero el ritmo de vida de la ciudad tiende a ser estresante, acelerado y caótico, generando fácilmente fatiga cognitiva por la continua sobreestimulación y alteraciones como malestar emocional, irritabilidad, nerviosismo… Por otro lado, un ambiente relajado y natural tiende a generar mayor estabilidad psicológica y un refugio para la mente.

Qué es realmente un baño de bosque

Para realizar terapéuticamente un baño de bosque es necesario hacerlo de manera consciente, esto quiere decir, que se debe prestar atención, ir en silencio, observar el entorno, escuchar la naturaleza, percibir olores, tocar, meditar o pararse a contemplar sin etiquetar, caminar despacio disfrutando del entorno. Evitando el bosque o montaña como ruta naturalística, senderismo, escalada… Aunque sean actividades en la naturaleza e indirectamente ofrezcan también los beneficios del baño de bosque, no es igual de efectivo que la meditación en el bosque, cuyo fin es desconectar, descansar del ajetreo diario, parar y ralentizar el modo de vida y pensamientos rumiativos.

Beneficios fisiológicos

En los estudios observacionales se ha comprobado cómo afecta la exposición de un grupo de personas a entornos urbanos y otro grupo en zonas de bosque. Siendo los índices biológicos analizados el cortisol salival, tensión arterial y frecuencia cardíaca antes y después de las diferentes exposiciones. Los resultados naturalmente muestran en el grupo urbanita mayor actividad simpática el cual corresponde a hormonas y neurotransmisores del estrés cortisol, adrenalina, noradrenalina, mayor frecuencia cardíaca, tensión arterial y al contrario el grupo de bosque presenta mayor actividad parasimpática, es decir, relajación, así como menores niveles de tensión arterial, frecuencia cardíaca…

Los baños de bosque potencian o mejoran el sistema inmune al aumentar el número de células NK (natural killer), consecuencia de la reducción de estrés y por la exposición a las fitoncidas. El aire del bosque es rico en fitoncidas, aceites naturales secretados por los árboles para protegerse de hongos y bacterias. En concreto, la fragancia de la fitoncida D-limoneno es la más efectiva. 

La reducción del estrés conlleva mejoras en muchos sistemas fisiológicos, dejando la redundancia a un lado. En específico, los baños de bosque reducen las enfermedades cardiovasculares, mentales y sobre todo de vías respiratorias.

Aspectos prácticos

  • En términos generales, el tiempo necesario de bosque oscila desde 15 min hasta 4 horas. Cuanto más mejor.
  • Los bosques densos con árboles grandes y viejos son los mejores.
  • En mi experiencia, me encantan las salidas al pirineo y todo lo que conlleva entornos naturales, en mi día a día procuro pasear por las zonas verdes de Zaragoza, cuando tengo más tiempo suelo coger la bici y perderme por los galachos del Ebro. Y por magufo que suene, intento tocar árboles, cojo pequeñas hojas y las deshago en mis manos, me descalzo con facilidad, algunos baños en lagos del pirineo… Con el fin de impregnarme bien bacterias.

Fuente
Pubmed. Efectos fisiológicos de Shinrin-yoku
LaVanguardia. Baños de bosque y sistema Inmune
Ubu. Baños de bosque
ElMundo. Baños de bosque y bienestar
HablaDelBosque. Beneficios del Shinrin-yoku

Deja un comentario