azúcar-contexto

Azúcar en Contexto

Es hora de defender el contexto del azúcar, empecemos con su relación hormonal. Es sabido que a mayor carbohidrato dietético mayores niveles de testosterona y menor nivel de cortisol. Pero… ¿qué carbohidratos son los ideales para maximizar esta respuesta?

No todos los carbohidratos son iguales. Así, por ejemplo, la ingesta de harinas y granos ricos en gluten se relacionan con aumentos en la prolactina, hormona que reduce la testosterona.

Además, algunos productos derivados de harinas y granos industriales contienen halógenos, cloro, flúor, bromo… que inhiben la hormona tiroidea y tienden a aumentar la producción de endotoxinas y serotonina, que acaba afectando a la producción de testosterona.

Optimizando la ingesta de azúcar

Por otro lado, como mejores carbohidratos para la optimización hormonal. Destacan aquellos que provienen de tubérculos como las patatas o los boniatos, el arroz blanco, la fruta, el jugo de fruta, la miel, la leche (abro paraguas) e, incluso, el azúcar de caña.

El azúcar es un disacárido formado por glucosa y fructosa. La fructosa se metaboliza en el hígado sin necesidad de insulina. Y la glucosa es absorbida en el intestino y puede ser transportada por las proteínas GLUT en ausencia de insulina . Dependiendo del contexto, es decir, la cantidad de glucosa existente, de aminoácidos, ácidos grasos, ejercicio físico…

Dicho esto, el azúcar es lo más simple, puro e hipoalergénico que hay. Proporciona energía al cuerpo destinada a los principales órganos metabólicos como el cerebro, el hígado, los ojos, el corazón o los músculos.

El contexto al detalle del azúcar en el cuerpo

Por ello, al privar al organismo de glucosa tiene lugar una reacción de estrés, con hormonas catabólicas como glucagón, cortisol, adrenalina… Catabólicas en el sentido de que mediante la gluconeogénesis descompondrán glucógeno, ácidos grasos y aminoácidos para obtener glucosa. En este proceso, al beta-oxidar ácidos grasos se producirán cuerpos cetónicos.

Esta es la llamada dieta cetogénica, la cual no es perjudicial. Al contrario, en el contexto de determinadas patologías como epilepsia, es beneficiosa, y jugar con la dieta cetogénica brinda de mayor flexibilidad metabólica. Pero hay que entender que llevada de forma crónica es un estrés para el organismo.

Cosas como la gran sensibilidad al carbohidrato para salir de la cetosis, que los esquimales dispongan de una mutación genética en la que no entran en cetosis pese a que su dieta original es grasa y proteína dan que pensar.

La dieta cetogénica no es el mesías de la salud como muchos alaban.

Ahora bien, todos los carbohidratos acaban siendo glucosa durante el proceso de digestión. La velocidad a la que se digiere la glucosa se denomina carga glucémica. De hecho, es paradójico pero el azúcar tiene una carga glucémica baja en comparación las harinas de trigo ricas en amilopectina, la cual se absorbe muy rápido a nivel intestinal desencadenando una subida brusca de la glucemia acompañándose de un secreción insulínica. Pero esto de forma aislada, siempre que se coman distintos macronutrientes, en general toda absorción será más lenta.

Azúcar y el contexto de enfermedad (Diabetes e hipotiroidismo)

Por otro lado, el azúcar, glucosa y fructosa se correlacionan negativamente con la diabetes debido a que no necesitan insulina para su oxidación celular. Tal y como he comentado más arriba, esto explica porqué ciertos carbohidratos como las frutas aumentan la sensibilidad a la insulina y tienen correlaciones negativas con las enfermedades cardio-metabólicas.

-¡Oh vaya! Parece que no todo es azúcar-insulina-diabetes-

Poniendo a la tiroides sobre la mesa, se necesita de azúcar, concretamente fructosa para la reconversión de T4 en T3. Es decir, para aumentar la velocidad a la que el cuerpo quema calorías o, en otras palabras, aumentar la tasa metabólica se requiere una optimización tiroidea. Una estrategia muy útil en periodos de restricción calórica es echar mano de azúcar debido a que es bastante rico calorías y da mucho potencial a la tasa metabólica tiroidea, lo que da un ahorro muscular. La mayoría de los culturistas lo saben y -en general- no se privan de carbohidratos

¡Pero si el azúcar engorda y es el demonio!
Al contrario…

¿¡Pero qué dices!? ¿Y el hígado graso no alcohólico que se correlaciona con la fructosa? Esto es bastante reduccionista, pero se asocia con el exceso de fructosa y liquida, (refrescos) además de que es el contexto lo que da la enfermedad. Habría que puntualizar muchos matices, como ácidos grasos poliinsaturados que impiden la exportación de grasa hepática, un entorno hormonal estresante, falta de colina dietética, falta de ejercicio físico… Sin embargo, la presencia de colina (presente en los huevos) adecuada en la dieta junto con la fructosa protegen contra los problemas hepáticos, es más, mantener al hígado con glucógeno apoya todas su funciones fisiológicas.

Para concluir este articulo la pregunta que surge es ¿es recomendable consumir azúcar a palo seco? Realmente no, porque no contiene ningún macronutriente. Pero para solventar esto tenemos las frutas y los tubérculos, los cuales se acompañan de varias vitaminas del grupo B encargadas -entre otras funciones- del metabolismo de los carbohidratos. Así que siempre es mejor obtener la glucosa a partir de fruta, miel, tubérculos, zumos de frutas… No obstante, echar azúcar al café (sin miedo) puede convertirse un buen plus para la tasa metabólica.

-Cuantos más carbohidratos manejes en tu dieta mejor.-

8 comentarios en “Azúcar en Contexto”

  1. Te contesto por aca pq tw no me lo mando que NO HACE FALTA AZUCAR por que esta metido en todo ?y pq ami me resulto como desencadenante de un proceso que crei imposible mejorar mis parametros de salud. Los hc son los unicos macros que no son indispensables para la vida,el higado fabrica glucosa si la necesita ..yo era de los que tomaba todo con azucar no existia el agua, no comia sin pan y si nos ponemos a observar estamos invadidos de azucar encubierta comiendo cad ados horas porque tenemos hambre y comemos y sumamos mas y mas lo que no lleva a.no movernos (lindo tema por comer no me muevo o el no mpverme me hace comer mas)… creo que se puede vivir mejor SIN AZUCAR

    Responder
    • Gracias por tu opinión! si sin duda se puede vivir mejor sin azúcar, y sin duda que el azúcar dependiendo del contexto de la persona puede hacer más mal que bien, pero es una herramienta útil, yo intento no privarme de todas las ventajas que ofrece una buena flexibilidad metabólica, tengo pendiente escribir un resumen del libro la guia del ayuno de jason fung y con experiencias de ayunos míos de entre 9 y 5 días que he realizado durante este último año.

      Un saludo!

      Responder
  2. Hola!

    He descubierto tu blog hoy mismo y estoy flipando

    ¿No tienes alguna entrada con algún ejemplo de dieta semanal o listado de alimentos más beneficiosos para consumir de manera regular?

    Saludos! Estaré un tiempo leyendo por aquí, veo que tienes bastante material interesante

    Responder
    • Hola buenas Jim!
      primero de todo gracias por leerme :)
      Si tengo pensado subir un post estilo listado de alimentos pro metabólicos, o del estilo de ray peat, aunque es algo difícil ya que catalogar, restringir, limitar puede crear dogmas, extremismos… Pero tengo en mente hacerlo, así que te tendré en espera.. jaja
      Un saludo!

      Responder
  3. «Realmente no, porque no contiene ningún macronutriente.» creo que querías decir micronutriente.

    Echar azucar al cafe es lo mejor que se puede hacer , además de aumentar la tasa metabólica reduces la adrenalina y el cortisol que el café suele provocar.
    Y una cucharadita de gelatina en polvo si el café está bien cargado es increíble.
    Es similar al mezclarlo con taurina o teanina, pero además obtienes un monton mas de aminoácidos, especialmente glicina.

    Responder
    • Hola buenas Javier, si me refería a micronutrientes, gracias por el apunte, y pensamos igual sobre el café, así como la gran taurina, tengo pendiente subir artículos sobre ella también.
      Gracias por el comentario! Un saludo :)

      Responder
  4. Acabo de descubrir tu blog y he de decir que me ha sorprendido gratamente. Muchas de las cosas ya las había comprobado en mi cuerpo personalmente, huyendo de las recomendaciones “oficiales”, que a mí tanto daño me han hecho. Seguiré entrando por aquí. Muchas gracias.

    Responder

Deja un comentario